También es obvio que quien cultiva la tierra, no se para impaciente…